La espada de doble filo de la confianza en uno mismo